Se crea el Parque Kawésqar y aguas se protegen como reserva

Con 2,8 millones de hectáreas, era el último en trámite en la red de la Patagonia.

Contraloría tomó razón de decreto: La creación del parque nacional Kawésqar en Magallanes, inserto en el Chile más remoto y austral, completó el viernes pasado una larga tramitación y recibió la toma de razón de su decreto en Contraloría. Así, el nuevo parque de 2,8 millones de hectáreas, que reúne extensos y bellísimos fiordos, montañas y cientos de islas, quedó listo para incorporarse a la red de parques de la Patagonia. 

Kawésqar equivale en superficie al 60% de la red de 4,5 millones de hectáreas, un proyecto que fue propuesto al gobierno anterior por las fundaciones vinculadas al conservacionista Douglas Tompkins, que donaron al Estado unas 407 mil hectáreas con este fin, entre ellos, los parques Pumalín (en la Región de los Lagos) y Patagonia (en Aysén). Aunque el decreto N° 6 de Bienes Nacionales que crea el parque Nacional Kawésqar fue ingresado en febrero de 2018 junto a las otras siete áreas de la red, fue quedando rezagado porque requirió correcciones en el texto original de esa cartera, a raíz de observaciones de la Contraloría. 

El decreto ingresado por el gobierno anterior especificaba que el parque ‘solo considera porciones de tierra’. Pero según advirtió el ente contralor a Bienes Nacionales, el texto no podía ser aprobado así, ya que no respetaba el ‘principio de no regresión’ contemplado en el derecho ambiental. Esto, porque las aguas interiores eran parte, desde 1969, de la reserva forestal que se desafectaba para crear el parque, y quedarían desprotegidas.

Solución jurídica

Según explican en la Contraloría, la salida jurídica propuesta ante esta situación —que aplicó finalmente Bienes Nacionales— fue conservar la idea original del decreto respecto de crear el parque solo con las zonas terrestres, pero dada la exigencia de proteger las aguas, se creó en el mismo espacio una reserva nacional, que incluye solo las aguas. 

De este modo, para llevar a cabo actividades económicas se deberá contar con permisos y evaluación de impacto ambiental. El ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, destacó el cierre del proceso de creación de la red de parques de la Patagonia y enfatizó que en el caso de las aguas, ‘se aumentó su estándar de protección’, al convertirlas en reserva nacional. ‘La explotación acuícola es, en general, compatible con aguas que tengan la calidad de reserva nacional’, dijo Ward. Durante la consulta indígena, descendientes de kawésqar habían pedido que el parque incluyera las aguas y congelar las concesiones acuícolas.

Fuente: El Mercurio

es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol