Sin regulación y con millonarias ganancias, Airbnb casi duplicó huéspedes en Chile en 2018

Mientras tanto, las cifras de los hoteleros tradicionales caen y el Ministerio de Hacienda quiere que tribute.No hay nada que pare a Airbnb en Chile. La aplicación de arriendo de propiedades particulares a través del celular casi multiplicó por dos la cantidad de viajeros que se alojaron en el país en 2018 en comparación con 2017.

Un total de 896.300 viajeros, provenientes de 136 países, arrendaron por uno o más días una casa, un departamento o una pieza en Chile a través de la app. Al cierre del año pasado, habían 56.300 propiedades en arriendo por los 39.300 usuarios que hoy tiene la plataforma en el país. Estos arrendadores eventuales obtuvieron en promedio un ingreso anual de $1.245.000. Si bien el número de ingresos se ha mantenido estable, los viajeros que utilizan las app para alojarse en Chile saltaron con fuerza desde los sólo 540 mil que llegaban a casas o departamentos del país a través de la aplicación.

Los chilenos no sólo usan la plataforma para arrendar sus propiedades: también es una de las favoritas a la hora de planear las vacaciones. Un total de 800.000 estadías de huéspedes chilenos que se alojaron a través de Airbnb tanto en el país como en el exterior registró la aplicación en el 2018.

Esa es la cara amable. Y hay una no tan agradable que mira con recelo el crecimiento de Airbnb, sobre todo porque la aplicación no cuenta con una regulación en el país. ‘Es necesaria la formalización de la oferta y que ésta se rija bajo un marco tributario, al igual que la demás oferta hotelera y de hospedaje existente en el país”, advirtió a La Segunda la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, en agosto pasado.

Y el Ministerio de Hacienda ha tomado cartas en el asunto. En junio del año pasado, el ministro Felipe Larraín anunció un impuesto que gravará los ingresos de compañías no domiciliadas ni residentes en Chile, y que prestan servicios digitales a través de plataformas de intermediación, tales como Uber o Airbnb.

La llegada de la aplicación también ha desplomado las reservas en hoteles tradicionales. Según las últimas cifras de la Encuesta Mensual de Alojamiento Turístico del INE, en diciembre de 2018 se registró una disminución de 5,1% en las pernoctaciones en hoteles del país respecto al mismo mes de 2017, hasta 1.946.473. A nivel anual, la cifra cayó 2,5% el 2018 respecto al 2017. El ingreso por habitación disponible se ubicó en $22.556.

El martes, la Asociación Gremial de Empresarios Hoteleros de Chile firmó con el Servicio de Impuestos Internos un acuerdo de colaboración para crear un canal directo entre ambas entidades que permita a los hoteles detectar fallas e incumplimientos tributarios, como los que, acusan, genera Airbnb. La app no quiso referirse a este convenio.

Repercusión global

Más de 500 millones de llegadas de viajeros a alojamientos de Airbnb proyecta la app en el año que acaba en marzo, mientras evalúa abrirse a la bolsa a mediados de este año. Con ganancias billonarias —sólo han revelado que en el tercer trimestre de 2018 fueron de ‘mucho más’ que US$1.000 millones—, la compañía crece con fuerza en el mundo.

En paralelo, las ciudades más turísticas del mundo han visto una explosiva alza de visitantes gracias a la aplicación. Pero han regulado. En Amsterdam, por ejemplo, solo se puede arrendar por 30 días al año. En Londres, por 90 días.

Fuente: La Segunda

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *